Los chulos del post-post-punk

Recuperan el formato de chico/chica. Tienen la desfachatez de Pink, la imagen de Blondie, el pop fresco de Abba. Han sabido envolver de punk y atrevimiento ritmos casi mestizos, que parecen oscilar entre la caña del rap, algún arrebato caribeño y muchisimo pop/punki. Y solo les falta un directo caliente e inolvidable, salir de lo correcto. Que ella nos insulte y que él, por favor, por favor, por favor, se quite la camiseta.

 

Posiblemente sean un fenómeno de masas ilustradas. Es el momento, amigos, de reservar para sus próximos conciertos en España, porque los habrá. Que nadie te lo cuente… ¿era así?

 

A la crónica de Zona Musical se llega pinchando aquí.