Sr. Holgado, monogolumen multibanda

Cuando te descargas los discos de Holgado (desde su página web, fíjate que fácil) y pasas las canciones al reproductor multimedia la etiqueta de género suele oscilar entre Folk, Folk-rock y un desalentador “Otros”. Personalmente me parece más parecido a un Aute con hiperactividad.

 

Es decir, un cantautor con nervio. Grandes letras, en primer lugar, buenas melodías y unos arreglos de aires acústicos, tan dulces que contrastan con el tono dramático con que interpreta el Señor Holgado sus metáforas cuasi-apocalípticas, desoladas. Incluso se adivina algún aire nirvanero por ahí, colocado un poco a mala leche para desconcertar al pobre oyente. No tengo claro si es desencanto o cuestión de carácter.

 

Él mismo en su web habla de Peepshow (2008) como su mejor trabajo, o al menos el que suele tocar en directo. Casi me sorprende no haber escuchado, o eso me pareció, esta noche la primera canción del disco, El deber de toda mujer, en el concierto de hoy, pero en cualquier caso entiendo a qué se refiere. Sin dejar el tono intimista de repente se decide a contar historias, como siempre pletóricas de desencanto, pero también de ironía, de buen gusto.

 

Si es que no me puedo quitar a Aute de la cabeza.

 

Si quieres saber más o tener esos discos tan buenos, ve a su web, pinchando aquí. Y si quieres leer la crónica de Zona Musical, aquí.