Los ojos de Luis Arronte

Me sorprendió, he de decirlo. Ya no solo porque esperaba al cantautor de toda la vida, sino porque no esperaba un tio que me pareciera tan atractivo. No es un tío guapo, pero tenía ese algo raro que motivó mi lado blando.

 

El concierto curioso, el resumen es que cuando parece cantautor no está mal, dentro de las limitaciones del género, pero se crece en el formato de banda indie. El Centro Cultural les daba cierto aire progre, amateur, es lo que tiene ese tipo de instalaciones. El sitio estaba casi vacío, tal vez demasiado pronto para un concierto, tal vez demasiado apartado. Era un pequeño auditorio, con asientos bastante cómodos, apenas iluminado en la parte del público… podéis imaginar cómo he escrito la crónica, aunque sorprendentemente se entendía.

 

Aunque he llegado tarde, he disfrutado, aunque la verdad, me hubiera gustado algo más de tiempo para llegar a relajarme, porque me ha costado parar quieto. La cámara hacía los ruidos de siempre al encender y hacer fotos, pero he presenciado la parte acústica y se oían demasiado… vaya corte. Y cada día doy más el cante con el dichoso cuadernillo de notas. Acabaré siendo tan reconocible y, lo peor, tan tópico…

 

Arronte, sobre todo, canta muy bien. Pero eso, en ZM. O si te pica la curiosidad, en su My Space.