La Patino

Tuve miedo cuando comenzó el concierto, ahora debo reconocerlo, porque me estaba gustando. Es lo malo de llevar una idea preconcebida de alguien, algo que no debiera suceder, es cierto, pero que así era. Había escuchado y leído tal avalancha de barbaridades sobre la ¿ex? cantante de Cycle, incluso había tenido que soportarla en una actuación de ese aburridísimo grupo, y de repente, al verla arrancar su actuación del pasado martes en Costello, temí por mi integridad cuando los anti-fans de la susodicha me leyeran. Si ya debo tener mala fama, esto sería la puntilla.

 

Menos mal que solo fueron dos canciones. Ella misma se perdió en su afán de provocación, algo que no entiendo demasiado bien y que me pareció terriblemente aburrido. Supongo que el hecho de hacer un vídeo con el Vidal, algo que ya se permiten estrellas tan discutibles como Bosé (en franca decadencia, un fantoche que ya no se parece ni lejanamente al que fue) o Alaska (toda una señorona aburguesada que no sé si nos podrá sorprender más) y que, por tanto, se ha convertido, por decirlo de alguna manera, en “la polla del pueblo”. Hay que ser bueno, para ser rompedor, al menos en este país de mediocres que nos ha tocado, querida China, y aunque en algún momento parecías interesante, al final solo eras una gritona más, ebria de tópicos, aburrida como lo es tu antiguo grupo.

 

Me alegra saber que no he perdido cierto sentido común y que al menos me limité a escuchar, lo que procuro hacer siempre, olvidando cualquier idea preconcebida. Ay, qué subidón de ego. Merezco un poco de candela.

 

Si quieres leer la crónica, pincha aquí.