[VIDEO] Cartografía del Ruido y Billy Bob Dillon en El Planeta de los Wattios (Tetuán, Madrid)

Dos actuaciones memorables, una sala única.

[VIDEO] La Gira Invisible: Raposo y Usted en El Molar.

Las giras de molar en El Molar. Una producción invisible que tiene vídeos… poco visibles pero escuchables.

 

Cartografía del Ruido y Billy Bob Dillon en El Planeta de los Wattios (Madrid). 17 de junio de 2016.

Cartografía del Ruido ya ha comenzado a andar al menos tres caminos en un set solitario hecho a base de loops y solos de guitarra; del blues americano al latino, el post-rock, de lo sesudo a lo juguetón, de la frialdad al desengaño; con parada en el universo alucinado de Twin Peaks. Pero no es un intérprete emocional (a pesar de los momentos temperamentales) sino hipnótico e incluso (si se pone) inquietante.

Billy Bob Dillon estaba en mi memoria por los pasajes inacabables y emocionantes que construyeron en tres pequeños trabajos/capítulos y su silencio, su retorno, han sido como ese parón que han resuelto coreando sin micro y al unísono la melodía de la canción que hacían: repentino, duro, distinto. El ruido que han estado preparando en el paréntesis de silencio ensancha las expectativas, repite el golpe sobre la mesa que es su música, explorando el ruidismo y los parajes oscuros, coqueteando con hálitos del Trip-Hop sin traicionar el chirrido agudo de las guitarras, del metal, sin aligerar la carga de sus canciones. El ruido más sabio que cabe en un escenario. Anota su nombre.

La Gira Invisible: España Futurista, Raposo y Usted en El Molar (Madrid). 16 de junio de 2016.

España Futurista podría requerir de una cerveza de generosa graduación para relajar las carcajadas, de los más tímidos. Paco Alcázar juega con el eclecticismo, el techno, la electro-cumbia, lo experimental, el 8-bit, para reírse de (o destrozar, literalmente) personajes o categorías de personajes, apoyado por unos visuales que de perversos, se pasan pa hipnóticos. Por el desfile de fusilados pasan los gamers, los youtubers, los pirómanos o Encarna Sánchez, pero sobre todo un amor desaforado por la serie B. Que no termine uno de decidirse por bailar, reír o desbarrar es una magnífica señal.

Espana Futurista 16jun2016-5

Fernando Epelde podría ser un Haro Ibars del siglo XXI, aparte de las otras muchas cosas que es capaz de ser, o dicho de otro modo, mientras hacía Di Caprio me repitió la Orquesta Mondragón circense y atrevida de sus primeros años, cuando andaban más cerca del glam-rock que del rock urbano y los plagios de The Beatles. Pero Epelde, Raposo, bebe de sus propias fuentes, del disco, del funk, de su vida extraña y los noticieros, y claro… la manera del siglo XXI, por más revival ochentero que nos queramos merendar, es otra.

Usted ejecuta un humorismo sonoro minimalista basado en cajas de ritmo y ukeleles eléctricos agitados, en el disfraz, y el cuero, y el rosa. Creatividad a ras de suelo, y la parodia de las poses del rock más afilada, perversa y certera que he visto en tiempos. Dadle un teatrillo de titiriteros y se carga todos los Ayuntamientos del cambio de un escándalo.

[VIDEO] Pajaro Sunrise: Summerface + Amor Aventurero, en Clamores

Rancheras, la más grande, dulzura en todas direcciones. Pajaro Sunrise, en salsa.

Pajaro Sunrise, junio de 2016: disco y concierto.

OH MY (LOST SONGS 2006-2016)

Hace tiempo que Pajaro Sunrise es uno de esos artistas radicalmente reconocibles, con un estilo tan propio que se hace inevitable pensar en su nombre justo al sonar el primer acorde de cualquiera de sus canciones. Aunque se esfuerce por cambiar de paleta, por pintar de revés, por sorprender, sus discos son inevitablemente suyos, (aunque Oh My, canción a canción, sea es de su padre y de su madre). Y era posible que una recopilación de retales encontrados en la caja de los olvidos y los descartes pudiera ser un monumento a las traiciones a sí mismo, salidas de tono que nos dejasen, al escucharlo, la sensación de estar oyendo la obra de un artista poseído por sus demonios (porque el demonio son nuestros mitos, también). Pero no es así. Y Yuri Méndez parece tocado por el fantasma de la inevatibilidad, por ese ambiguo cóctel de pop, folk y soul aliñado de contemporaneidad y listo para el avispado navegante del siglo XXI. Igual perfecto para el guateque que para la chimenea.

PAJARO SUNRISE EN CLAMORES, 11 DE JUNIO DE 2016

Yuri Méndez se propina un repaso que parece se ha frustrado y convertido en otra cosa, merced a una catástrofe técnica que le ha obligado a rehacer el setlist y que, desde aquí abajo se escucha como el recital de una de las grandes voces locales, con guitarra, violín y chica haciendo coros, justo lo contrario de esa catástrofe re-elaborada que nos cuenta. Perfecto, a pesar de todo, charlatán, de un humor estupendo, desgrana el catálogo de tristezas, entusiasmos y vértigos que es Oh My, un diario de imposturas y disimulos que posiblemente, esconda el reflejo deforme de la verdad del tipo que compone y engaña como pocos en estas geografías. Porque, y esa es la idea, es pecado estrujar tantas cicatrices con esa sonrisa. Y, o está escondiendo su propia mueca de dolor detrás de la suya o es un sádico de internado. Pajaro Sunrise solo show, funciona…

(Vamos a tener que replantearnos la etiqueta folk para Yuri. Está claro que es una estrella pop de los sesenta con la máquina del tiempo gripada).

[VIDEO] Peachy Joke en Siroco, 4 de junio de 2016

Hay vida en el Rock…